El Estero Palo Verde pertenece al cuarto vaso de la Laguna de Cuyutlán, la más grande en el Estado de Colima. El estero, al igual que otras partes de la Laguna de Cuyutlán, está habitado por comunidades de manglar, las cuales albergan una gran diversidad de especies, desde microorganismos hasta mamíferos y cientos de aves. Los manglares son ecosistemas de enorme importancia ecológica en la zona marina y costera. Sin embargo, también son ecosistemas muy frágiles.

A pesar de su importancia ecológica, económica y social, la extensión de los manglares a nivel global se ha reducido notablemente en las últimas décadas, debido en gran parte a la deforestación.

El visitante tiene la oportunidad de conocer lo maravilloso del estero a través del Muelle de la Esperanza que se encuentra ubicado en el Centro Ecológico de Cuyutlán “El Tortugario”.

Además, para aquellas personas que quieren conocer a fondo este maravilloso ecosistema se encuentra el proyecto “Paseo Ecológico en el Estero Palo Verde”, cuya finalidad es difundir, a través del ecoturismo, la forma de proteger y conservar este tan excepcional y diverso ecosistema, además del uso escénico de
contemplación por parte del visitante.

Las aves son uno de los recursos más atractivos para los visitantes con espíritu de conservación del medio ambiente. De las 440 especies residentes y migratorias reportadas para el estado de Colima, 130 (29.54%), están presentes en el Estero Palo-Verde y de ellas 12 especies se encuentran en las categorías de peligro de extinción, protección especial y rara.


paloverde-grafica1

¿Sabías que…?
Los manglares no solo son importantes por su gran biodiversidad, también ayudan al ser humano porque controlan las inundaciones en la zona costera, son una protección frente a huracanes e intrusión salina. También controlan la erosión de las cosas y filtran el agua mejorando su calidad.

Los vasos III y IV de la Laguna de Cuyutlán actualmente son sitio RAMSAR, humedales de importancia internacional (declarada en 2011), debido a su gran biodiversidad y la enorme afluencia de aves migratorias.

La comercialización ilegal aunada con la destrucción de los microhábitats, ha provocado la disminución de las poblaciones de muchas aves.